Pescadoresterminor

No es solo otro blog de wordpress

CONEJO

Bueno, hoy toca contar la historia de un pequeño amigo: the white rabbit

Todo empezó una tarde aburrida del verano en compañia de zorra002. No había nada que hacer porque los futbolos ya rallaban y decidimos ir a investigar la zona.

De repente, encontramos una nave que nos era familiar. Recordamos viejos tiempos así, sin darnos cuenta, apareció ante nosotros un animal de belleza iniguable: el conejo maldito.

Esta es una foto de él:

conejo

(clic para ampliar)

Intentamos saltar la valla que nos impedía llegar hasta él, pero al otro lado había un perro y dijimos – casi que no-

Dandole vueltas a nuestra malevola mente, decidimos entrar por la entrada trasera que más adelante se convertiría en la ruta de escape.

Entramos, y vimos a nuestra presa. Inmediatamente nos abalanzamos sobre él, pero, vino la sorpresa, era más zorro de lo que pensabamos.

Cuando corrimos hacia él, se metió debajo de unos palés que sostenían un depósito de combustible. Entonces fue cuando zorra002 cogío un palo y empezó a dar ostias al pobre conejo. Cuando ya parecía que le teníamos, llega un coche y se detiene enfrente de la nave.

Falsa alarma dijo zorra001, y seguimos la captura de la presa. Tras varios intentos fallidos, zorra002 consiguió acercar con el palo el conejo hacia la mano de zorra001 y en ese preciso instante, zorra001 con un rápido movimiento, amarró al conejo de unos pelillos. Ese fue el instante cumbre de la captura, cuando el conejo empezó a chillar como la niña del exorcista y zorra002 consiguió amarrarle por completo y sacarle de los palés.

Mientras estabamos celebrando nuestra victoria (y escuchando los berridos del puto conejo) 3 personas se pararon enfrente de la puerta de acceso a la nave. Entonces, todo pasó rápidamente, zorra002 hechó patas hacia donde habíamos entrado y yo le seguí.

Zorra002 saltó 4 metros por encima de un remolque mientras yo corría con el conejo en la mano saltando por encima de los diversos objetos, manteniendo dificultosamente el equilibrio, pero llegando sano y salvo a la salida de emergencia. Cuando conseguimos llegar a un lugar seguro para que los jambos esos no nos vieran, empezamos a partirnos el culo.

Y hasta aquí la historia de hoy, el conejo se nos escapó por meterle entre unas tablas de 10 cm y nosotros robamos… bueno eso para otro día.

Ala con dios.

Anuncios

noviembre 24, 2007 Posted by | Uncategorized | 1 comentario